Espectacular diseño de un garaje de bicicletas donde las luminarias son enormes ruedas de luz

Cada vez más personas están pasando de los coches y apostando por las bicicletas como medio de transporte diario para llegar a su trabajo; esta tendencia es también una realiza en la ciudad suiza de Basilea. El grupo farmacéutico Novartis construyó un establecimiento subterráneo ,exclusivamente para bicicletas, para los miembros de su personal en el campus que dispone la empresa en esta ciudad. Terminado en verano del 2017, se creó un generoso espacio subterráneo para más de 800 bicicletas que forma un espacio arquitectónico impresionante. Con esta espectacular sala, el arquitecto suizo-italiano Marco Serra, ha logrado crear un proyecto extraordinario. En el centro del concepto de iluminación, el cual fue desarrollado en colaboración con Licht Kunst Licht, se encuentran unas grandes “ruedas” de luz que proporcionan la iluminación general.

Inspirado por la famosa arquitectura de Lina Bo Bardi en Brasil, el espacio subterráneo está rodeado de paredes de hormigón corrugado, mientra que el techo de hormigón expuesto y el suelo de PU muestran un tono de azul profundo.

“Los espacios subterráneos rara vez transmiten una sensación de bienestar y buena orientación. La falta de referencia del mundo exterior es una razón importante para esto”, comenta Marco Serra, y agrega: “Por lo tanto, hemos diseñado el garaje de bicicletas como una sala coherente con un claro perímetro de paredes. Este fue diseñado como un muro cortina hecho de hormigón corrugado, el cual provee al usuario una buena orientación y una apariencia agradable por su vibración y refracción. Como si fuese un edificio exterior, se ha creado una fachada que, a pesar la falta de vistas, da una conexión con el mundo exterior”

El vocabulario de diseño orgánico de la pared acanalada se contina con 16 grandes círculos empotrados en el techo, que realzan la altura relativamente baja del techo de 2,80 metros. “Con estos grandes campos de luz queríamos crear una asociación con los tragaluces. Los huecos en forma de cassette en el hormigón permitían diseñar volúmenes luminosos redondos y de gran tamaño”, explica Marco Serra.

Las 16 “ruedas” luminosas son el resultado de un complejo desarrollo de luminarias personalizadas, diseñadas y construidas por Licht Kunst Licht y producidas por Trilux.

El efecto de iluminación se probó por primera vez en las oficinas de Licht Kunst Licht, seguido de una maqueta 1:1, que inicialmente se instaló en una sala de producción de Trilux. Aquí, las conexiones, la posición de los LED, la selección del color de la luz, etc. se ajustaron repetidamente. La maqueta se instaló en el aparcamiento subterráneo de Basilea y fue evaluada por todo el equipo de diseño. “El efecto, en combinación con los colores provisionales de piso y techo diseñados, fue muy convincente”, resume Martina Weiss, líder del equipo de Licht Kunst LIcht. “Solo se tuvieron que ajustar algunas juntas y sellos, de lo contrario, esta maqueta ya podría usarse como una de las 16 ruedas luminosas para la instalación final”.

Cada luminaria hecha a medida consiste en una carcasa anular de PMMA blanco traslúcido, el cual se ha dividido en 12 segmentos individuales. La fuente de luz consiste en una tira de LED con 120º de distribución de luz, instalada en una placa de montaje que lleva los drivers en la parte trasera. Estos iluminan de forma continua y homogénea la superficie del PMMA con una luz blanca neutra. Un sistema de detección de presencia garantiza una solución de iluminación de bajo consumo, garantizando una iluminación general de al menos 150 lx en el garaje, proporcionado así orientación y sensación de seguridad.

Los miembros del personal llegan al área de estacionamiento cómodamente a través de una rampa, o dos escaleras que conectan el espacio con el parque recién creado arriba. La iluminación del acceso vertical es proporcionada por luminarias empotradas en pared de bajo nivel que se han integrado en la pared de hormigón. En virtud de su distribución asimétrica de la luz, los escalones y las rampas se iluminan uniformemente sin que se desperdicie luz sobre las paredes.

Esta solución de iluminación para las rutas de acceso fue ampliamente discutida, evaluando diferentes opciones: “Al final, optamos por esta variante junto con el arquitecto, ya que solo las luminarias de pared empotradas permiten dirigir la luz con tanta precisión sobre los escalones”, explica Martina Weiss. “Para nosotros era importante que el ritmo y la continuidad de los muros de hormigón no se vieran perturbados por una luz dispersa, por ejemplo a través de downlights en los techos”.