pisa
Fuente: Zumtobel

En el Museo Nacional de San Matteo, en Pisa (Italia), se llevó a cabo un estudio sobre la percepción visual que se tiene sobre las obras expuestas bajo diferentes configuraciones lumínicas. La iluminación cálida halógena original del museo, perfecta para el color oro de muchas de las pinturas expuestas, se combinó con una iluminación LED instalada en la exhibición de las pinturas Renacentistas. El experimento en cuestión fue realizado con iluminación LED, la cual se configuró con diferentes parámetros para posteriormente estudiar las diferencias en la percepción de las obras.

Las obras escogidas para llevar a cabo el análisis son la Sacra Conversazione” (1479), de Domenico Ghirladaio, una pintura calificada como poco sensible a la luz; y laMadonnna del Latte”, de Nino Pisano y Andrea Pisano, una escultura de mármol insensible a la luz. Ambas obras, puestas una junta a la otra, fueron iluminadas con diferentes parámetros lumínicos, medidos y observados hasta poder determinar cuál era la configuración idónea para su apreciación, en términos de percepción de los contrastes, enaltecimiento de las características propias de la obra y preferencia personal del observador.

CONFIGURACIONES DE ILUMINACIÓN 

Las diferentes configuraciones lumínicas incluyen spotlights y wallwasher (ambos con una temperatura de color cálida), y una configuración de varios spotlights con diferentes temperaturas de color. Las luminarias escogidas fueron: SUPERSYSTEM II spotlights (mini, midi y maxi), ARCOS LED expert spotlights (ARCOS 2 y ARCOS 3) y ARCOS wallwasher; los tres productos, con un índice de reproducción cromática superior a 92, temperaturas de color entre 3.000-4.000 K, exentos de radiación ultravioleta e infrarroja y con ópticas superspot, spot, flood y wideflood, son diseñados específicamente para proyectos de iluminación museográfica por Zumtobel.

Los diferentes diseños de iluminación propuestos para cada obra siguen una planificación distinta: para la pintura, se buscó enaltecer la percepción de los colores, los detalles y el contraste de las figuras de la obra; mientras que para la escultura, la iluminación pretende modelar los relieves de la manera más fiel y natural posible, creando sombras en la figura que ayuden a percibir el trabajo del escultor.

pisa
Fuente: Zumtobel

Para la “Sacra Conversazione” se usaron tres SUPERSYSTEM II mini spotlights, dos de ellos con una temperatura de color de 3.000 K y el otro de 4.000 K. Esta combinación de temperaturas de color diferentes se usa para crear un efecto más vibrante; los spotlights más cálidos, con lentes spot fueron dirigidos a las caras de los personajes de la pintura, mientras que el spotlight de 4.000 K, con lente superspot, se dirigió a las zonas del cuadro cuyos colores son más azulados. La otra configuración para esta pintura consiste en dos spotlights midi de 3.000 K con lente flood puestos lateralmente respecto al cuadro, ofreciendo una iluminación uniforme más tradicional. Una tercera configuración utiliza el ARCOS 3 LED expert spotlight de 3.000 K, con lente wideflood y difusor para abarcar todo el cuadro, aunque esta uniformidad buscada no se llega a conseguir, pues hay zonas más iluminadas que otras. Y por último, se usó el ARCOS 2 LED expert de 3.000 K y el ARCOS wallwasher de 3.000 K para una cuarta composición lumínica; mientras el wallwasher ilumina de manera uniforme toda la pintura, el spotlight acentúa la figura de la Madonna.

Para la “Madonna del Latte”, la primera configuración consiste en dos SUPERSYSTEM II mini spotlights de 3.000 K con lente superspot, uno de ellos dirigido hacia la cara de la Madonna y el otro hacia el cuerpo del niño que la acompaña. Es un diseño bastante tradicionalista en cuanto a iluminación de formas tridimensionales se refiere. La siguiente distribución se hizo únicamente con un foco SUPERSYSTEM II midi spotlight de 3000 K con lente spot, incidiendo lateralmente sobre las caras de la escultura; de esta manera, se consigue mayor contraste entre luz y sombras. El ARCOS 3 LED expert spotlight de 3.000 K con lente superspot y una lente difusora se usó para la tercera configuración, consiguiendo un efecto muy dramático al aumentar el contraste en la propia escultura y entre esta y el fondo. La última configuración consiste en una iluminación frontal y uniforme de toda la pieza mediante el ARCOS wallwasher.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN 

El experimento, en el cual participaron 27 personas, fue llevado a cabo durante dos días (uno por cada obra de arte). Los participantes debieron discutir sobre la diferencia de contraste entre obra y entorno producida en los cuatro modelos de iluminación propuesta, el enaltecimiento de las características de la obra y por último, el gusto personal de apreciación de la obra para cada iluminación.

Los resultados discutidos acerca de la iluminación del cuadro de la “Sacra Conversazione” determinan que, los diseños de iluminación 1 y 3 son los mejor valorados en cuanto a contraste se refiere, aunque las diferencias con respecto a las otras dos configuraciones no son muy llamativas. Por su parte, la combinación de tres fuentes de luz y dos temperaturas de color de la configuración primera parece ser la que mejor realza las características de la obra, mientras que la última disposición de luces resulta ser la peor decisión. Las preferencias personales de cada observador siguen la misma ruta establecida hasta hora, siendo la primera configuración la más valorada y la tercera la más despreciada.

En la escultura de la “Madonna del Latte”, la tercera configuración de luces, con su efecto dramático sobre la percepción de la obra, supone la mejor opción para conseguir contrastar la obra respecto a su entorno. Y si hablamos de la percepción de las características de la obra y de las preferencias personales hacia una u otra iluminación, solo la cuarta opción es descartada para este propósito, siendo las tres primeras igualmente alabadas.

En definitiva, la contemplación de una obra de arte es más interesante, estimulante y dramática cuando el contraste entre obra y fondo es alto, tanto para la pintura como para la escultura. En cuanto al enaltecimiento de las características propias de las obras, en el caso de la pintura el uso de tres fuentes de luz y dos temperaturas de color es la solución más acertada, sin embargo, para la escultura no parece haber una sola configuración apropiada, aunque podemos decir que la ausencia de contrastes en la obra resulta la opción más simple y aburrida y por lo tanto, la menos recomendable. Las preferencias personales por una u otra iluminación viene determinada por la correcta exaltación de las características de la obra, es decir, el contraste entre obra y fondo no es tan relevante en este punto.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • “The Visual Perception of Artworks at the National Museum of San Matteo (Pisa, Italy)”, University of Pisa, Zumtobel, National Museum of San Matteo.