Las diferencias culturales entre países, tales como la vestimenta, la dieta, las religiones o las costumbres son obviedades que todos conocemos. Sin embargo, quizás sea más desconocido el hecho de que esta disparidad cultural también define el significado de los colores, las connotaciones de los sonidos o las preferencias en la iluminación de forma distinta…