Es sabido que la luz del sol es vital para la salud del ser humano; las funciones fisiológicas de la luz natural en el cuerpo permiten una normal producción de vitamina D y como consecuencia regula la tensión arterial y el nivel de calcio en la sangre, reduce la concentración de glucosa en sangre, mejora…